Guía de compra: ¿Cómo elegir los esquís adecuados?

TESTS DE ESQUÍ: ¿CÓMO UTILIZARLOS?

A menudo es difícil obtener un asesoramiento fiable a la hora de elegir un modelo de esquí. Las tiendas, por supuesto, están interesadas en vender los modelos que han seleccionado, con una oferta generalmente muy limitada.

Los tests de esquí tienen varias ventajas:

  • Son independientes de los productos vendidos por los distribuidores,
  • Se llevan a cabo por tésters profesionales o con un buen nivel técnico,
  • Se realizan dentro de un marco metodológico preciso (nieve, terreno, notas, etc...),
  • Le permiten elegir entre un gran número de modelos.

Los tests de esquí a menudo identifican los "mejores esquís" para cada segmento de mercado. Son los "mejores esquís"... según las especificaciones del test, a menudo establecidas por esquiadores profesionales con un alto nivel técnico.

En muchos casos, el "mejor esquí" del test no es necesariamente el más adecuado para sus necesidades. Un esquí con una puntuación ligeramente más baja, pero más accesible o versátil, puede ser una opción mucho mejor. Lea las opiniones de los tésters y tome la decisión correcta basándose en su nivel y práctica.

La vocación de GEARSCORE es permitir a los internautas comprar los mejores esquís para satisfacer sus necesidades al mejor precio.

La política de selección de GEARSCORE se guía, por tanto, por la relevancia de la información para el internauta: marco metodológico, nivel de los tésters, tecnicidad de la opinión, independencia de la marca, discriminación de los productos, medidas de rigidez de los esquís, etc., son todos ellos criterios que se tendrán en cuenta.

No probamos esquís en las montañas como probamos latas de conserva al final de una línea de producción. Las condiciones meteorológicas, el terreno, las condiciones de la nieve, los tésters, los modelos puestos en competición, el marco metodológico proporcionado por el editor son todos los criterios que pueden afectar a la evaluación de un esquí. Así, la evaluación de un mismo esquí puede variar de un test a otro o de una temporada a otra. Pero la experiencia demuestra que las opiniones son convergentes y que hay pocas diferencias significativas en la evaluación.

ELEGIR EL ESQUÍ IDEAL

¿Para qué práctica le gustaría comprar esquís?

  • ¿Pista, fuera de pista, mixto?
  • ¿Pendientes bajas, medias o altas?
  • Terreno liso o desigual,
  • ¿Nieve blanda o dura?
  • ¿Esquía en derrape o en conducciones cortadas?
  • ¿Pequeñas curvas, grandes curvas/velocidad?
  • Bajo: Principiante o autónomo,
  • Medio: capaz de esquiar en paralelo y girar en paralelo en derrape, cómodo en pendientes medias (pista roja)
  • Bueno: Capaz de realizar conducciones cortadas, carving, cómodo en pendientes pronunciadas.
  • Experto: capaz de cortar con grandes ángulos (carving), cómodo en todo tipo de nieve y en pendientes muy pronunciadas. Cómodo fuera de pista.

Puede elegir un esquí que requiera un nivel técnico ligeramente superior al suyo.

En primer lugar, defina la categoría que mejor se adapte a sus necesidades.

Si su nivel es bajo o medio, concéntrese en las categorías que favorecen la accesibilidad ("Pista accesible" en Proskilab, "pista placer" en Neveitalia, por ejemplo).

Si usted tiene un nivel de bueno a experto, elija su categoría de acuerdo a su práctica:

  • Slalom: si tiene un buen nivel, buena condición física y le gustan los esquís ágiles y nerviosos.
  • Gigante: si tiene un buen nivel, buena condición física y le gusta la velocidad y los giros grandes.
  • Pista de rendimiento: si desea un esquí deportivo pero menos agudo y menos exigente que un esquí de Slalom o un esquí Gigante.
  • Pista "Cruiser": si quiere un esquí homogéneo, cómodo y eficaz.
  • All mountain: si quiere un esquí cómodo dentro y fuera de las pistas
  • Freeride: si practica principalmente fuera de pista

Una vez seleccionada la categoría, elija el esquí que mejor se adapte a sus necesidades en función de los comentarios de los diferentes criterios: valoraciones, opiniones de los tésters, precios de venta, etc.

El precio es, por supuesto, un elemento importante de elección. GEARSCORE enumera las ofertas de decenas de distribuidores europeos para que pueda obtener el mejor precio posible.

Una sección específica de "promoción de esquís" también le permite beneficiarse de cientos de buenas ofertas.

Ver todas las promociones de esquís

LAS CATEGORÍAS DE ESQUÍS

Se trata de esquís de Slalom, Gigante o Super-G destinados a los corredores y estandarizados por la Federación Internacional de Esquí (FIS). Estos esquís son muy exigentes y están diseñados para la práctica exclusiva de la competición. No están en absoluto adaptados a una práctica de "ocio".


A menudo se inspiran en los esquís "FIS", pero son menos rígidos y más tolerantes, adaptados a las necesidades de una clientela deportiva, pero que no son necesariamente competitivos.

Los esquís de Slalom se caracterizan por un radio de curva reducido, un rápido giro, un excelente agarre y una buena respuesta al final del giro. Son esquís nerviosos y ágiles.

Los esquís Gigante son los especialistas en curvas largas y de alta velocidad. Tienen un radio más largo y se caracterizan por un agarre y una estabilidad excepcionales.

Estos esquís generalmente requieren un buen nivel técnico y físico.

Ver los tests de los esquís Slalom y Gigante

Hay diferentes subcategorías:

  • Esquís de iniciación

Estos son esquís para los niveles más bajos. Se trata de esquís relativamente flexibles que generalmente favorecen la conducción de tipo "quitanieves", el derrape y las curvas pivotantes. Algunos tests como Proskilab incluyen en sus especificaciones la capacidad de hacer evolucionar al esquiador hacia conducciones cortadas.

  • Los esquís de Pista Performance

Son esquís orientados al rendimiento, pero menos sofisticados y especializados que los esquís Slalom o Gigante.

  • Esquís polivalentes

Se trata de esquís más anchos de 80 a 85 mm de ancho en el patín, diseñados para facilitar el comportamiento en todo tipo de nieve. Se pueden usar para salir de las pistas.

En algunos países con una cultura orientada a las pistas, a veces se confunde el esquí polivalente con el esquí de "All mountain".

Estos esquís están optimizados para el esquí fuera de pista exclusivamente. Están diseñados para optimizar la estabilidad y la maniobrabilidad en nieve en polvo, así como el paso por la nieve en costra. Como resultado, son muy anchos (más de 100 mm en el patín), casi siempre equipados con rockers (elevación de la suela en la parte delantera y/o trasera del esquí).

El segmento se divide a veces en dos subcategorías:

  • "Fat freeride" (esquís anchos con un shape clásico)
  • "Big mountain rocker" (esquís anchos con grandes rockers y a veces un camber invertido).

La anchura, la falta de rigidez, los rockers altos o incluso el camber invertido de estos esquís a menudo penalizan el comportamiento en pista.

Ver los tests de los esquís freeride

Estos esquís están diseñados para una práctica mixta tanto en pista como fuera de pista.

El mercado suele distinguir dos subcategorías:

  • Esquís "All-mountain" que favorecen la práctica en pista

Estos esquís se llaman "All mountain 70% piste / 30% freeride" (FR), "All-mountain East" (US), "All-mountain frontside" (US).

Se trata de esquís de 85 mm a 92 mm en el patín con un buen rendimiento en pista. La anchura adicional y un rocker frontal les permiten lograr un comportamiento correcto fuera de pista. Estos son los esquís ideales para los amantes de las pistas pero que quieren salir de ellas de vez en cuando, cuando las condiciones son buenas.

  • Esquís "All mountain" versátiles

Estos esquís están diseñados para una práctica equilibrada pista/fuera de pista. Se llaman "All mountain 50% piste / 50% freeride" (FR), "All-mountain West" (US), "All-mountain back" (US).

Con un ancho de patín de 92 a 100 mm, estos esquís están diseñados para una práctica mixta pista/fuera de la pista.

  • Los esquís "All-mountain" que favorecen el freeride

Algunos tests y fabricantes distinguen una categoría de 30% pista/70% freeride.

Nota: Debe tenerse en cuenta que la calificación "All mountain" no es la misma para todos los países. En Alemania, Austria, Italia, donde la cultura del esquí está más orientada hacia la pista, esta categoría incluye los esquís más estrechos, cuya anchura oscila aproximadamente entre 80mm y 92mm, siendo los esquís más anchos calificados como esquís de "freeride".

Ver los tests de los esquís All mountain


Los esquís freestyle están diseñados para el snowpark y los trucos. Se caracterizan por tener una espátula en el talón para favorecer las conducciones tipo switch. El centrado de los pesos que facilitan las evoluciones aéreas, el "pop" (energía transmitida por el talón del esquí durante los saltos) y la amortiguación del esquí al aterrizar son otros criterios apreciados en estos modelos.

Algunos de estos esquís están diseñados para el freestyle, saltos fuera de pista. Se denominan entonces esquís "All mountain freestyle" o "freestyle backcountry" o "powder freestyle".


Son esquís que permiten el ascenso gracias al montaje de pieles de foca y a las fijaciones de travesía que permiten liberar el talón. Mientras que los esquís de travesía son tradicionalmente estrechos para facilitar las travesías y optimizar el peso, los fabricantes ahora ofrecen una gama de esquís más anchos que sacrifican un poco de rendimiento en el ascenso para disfrutar más en la bajada.

Ver los tests de esquí de travesía y Freerando

Un segmento relativamente reciente del mercado, "Freerando" es una práctica híbrida entre la travesía y el freeride. Los esquís Freerando son esquís más ligeros de freeride o All-mountain, montados con fijaciones de travesía o híbridas. Permiten al esquiador de freeride ampliar su territorio de acción desde un dominio esquiable y buscar pistas vírgenes inaccesibles por otros medios. Favorecen el comportamiento en bajada y, por lo tanto, son generalmente más pesados que los esquís tradicionales de travesía. Por ello, no permiten realizar grandes desniveles.

Ver los tests de esquí de travesía y Freerando

LOS PUNTOS IMPORTANTES PARA ELEGIR UN ESQUÍ

El shape del esquí tendrá una influencia decisiva en su comportamiento. Observar el shape de un esquí a menudo proporciona una visión general de su programa.

Los esquís modernos, conocidos como esquís "parabólicos", tienen una forma de cintura de avispa más o menos pronunciada (conocidos como esquís "tallados") que condiciona el comportamiento del esquí en asociación con otros factores, en particular la distribución del flex, el peso del esquiador, etc.

Un shape pronunciado indica a menudo que el esquí está diseñado para la pista. Permite que el esquí se deforme más fácilmente en el canto en conducciones cortadas (efecto parabólico), con un radio más corto. Los esquíes de Slalom y de carving tienen a menudo un shape muy "tallado". Los esquís de Gigante con un radio más largo tienen un shape menos radical.

Por otro lado, los esquís All mountain y freeride tienen shapes más rectilíneos para optimizar la estabilidad en nieve en polvo, facilitar el derrape y evitar el anclaje del talón en condiciones de nieve difíciles.

El shape se traduce más o menos por las líneas de cotas que expresan en milímetros la anchura en la espátula (parte delantera del esquí), en el patín (parte central del esquí) y en el talón (parte trasera del esquí). Una gran diferencia entre la medida del patín y las medidas de la espátula y del talón indica un shape pronunciado.

Un esquí está diseñado para deformarse según el peso del esquiador y las fuerzas que se le imponen. La distribución de la presión del esquí sobre la nieve es un punto crucial.

Lo ideal es que el flex se distribuya gradualmente a lo largo de la longitud. Sin embargo, parece que algunos fabricantes prefieren voluntariamente un frontal más flexible para facilitar el inicio del giro al principio de la curva y un talón más rígido para favorecer el agarre y el relanzamiento.

El rocker es una elevación del esquí, después de la espátula (rocker delantero) o en el talón (rocker trasero).

La mayoría de los esquís modernos tienen un rocker delantero, incluyendo algunos esquís Slalom y Gigante.

El rocker proporciona una cierta maniobrabilidad de giro a los esquís para principiantes, una mayor tolerancia del esquí en condiciones de nieve heterogéneas y una mayor estabilidad en nieve en polvo para los esquís All mountain y freeride.

Sin embargo, el rocker delantero debe ser dosificado con moderación, ya que cuando es excesivo dificulta el inicio del giro (la espátula demasiada alta no puede accionarse), así como la estabilidad y la precisión del esquí (pérdida de longitud de canto, espátula que flota y golpea a gran velocidad).

Para simplificar, podemos decir que hay tres tipos de cambers, a menudo asociados a los rockers delanteros y/o traseros:

  • El camber clásico

Las extremidades del esquí tocan el suelo cuando está plano, pero se eleva en su centro. El camber está diseñado para distribuir mejor la presión ejercida por el esquiador en acción (peso + aceleraciones horizontales y verticales) sobre la longitud del esquí y los cantos. Este tipo de camber se utiliza principalmente en esquí de pista o All mountain.

  • El camber plano

El esquí plano toca el suelo en toda su longitud, excepto en los rockers delanteros y traseros. Este tipo de camber se utiliza en los esquís All mountain y freeride.

  • El camber invertido

El esquí plano toca el suelo en su centro y se eleva gradualmente en sus extremos ante cualquier rocker.

 

  • La forma de la espátula

La forma de la espátula y del rocker influyen en el comportamiento del esquí en la entrada de la curva.

El radio del esquí es el radio de la curva que el esquí hace naturalmente cuando se le da ángulo y presión. Varía de 11 m a 30 m para la mayoría de los esquís recreativos. Cuanto más corto es el radio, más cómodo es el esquí en giros pequeños y viceversa.

Un shape marcado (con una pronunciada forma de cintura de avispa) aumenta la deformación del esquí y acorta el giro. Cuanto más marcado sea el shape (forma de cintura de avispa pronunciada), más corto será el radio.

La anchura de un esquí se expresa por su tamaño en el patín (centro del esquí) en milímetros. Cuanto más estrecho es un esquí, más caracterizado para la pista será, con una alta velocidad de canto a canto. Cuanto más ancho es, más adecuado es para fuera de pista, nieve en polvo (mayor estabilidad) y nieve heterogénea. La anchura del esquí se indica a menudo en su título comercial.

Por ejemplo: El Rossignol "Experience 94 Ti" indica un esquí de 94 mm en el patín.

Hay dos tipos de construcción:

  • El inyectado

Se inyecta espuma en un molde, a veces con otros componentes, y luego se calienta para formar el núcleo. Se trata de un proceso de fabricación económico que permite fabricar algunos esquís básicos. El nivel de tecnicidad de estos esquís depende en gran medida de los materiales de refuerzo integrados antes de la inyección.

  • El sándwich

El sándwich es una superposición de materiales que luego se presurizan en un molde. La mayoría de los esquís se hacen con este método. En el corazón del sándwich se encuentra el núcleo, que a menudo está hecho de madera (núcleo de madera).

Muchos esquís de gama alta utilizan materiales para mejorar las características mecánicas y el comportamiento del esquí. Los principales materiales utilizados son:

  • El Titanal

Contrariamente a lo que su nombre parece indicar, no es titanio (un metal poco común y caro), sino el nombre comercial dado a una aleación compuesta principalmente de aluminio y zinc, con excelentes propiedades mecánicas. Los esquís que utilizan este material se identifican a menudo con un "Ti" integrado en el nombre del esquí.

  • El Zycral

Otra aleación a base de aluminio.

  • El carbono

El carbono se utiliza a menudo para aligerar el esquí y/o mejorar su rigidez.

Los cantos son los bordes metálicos del esquí que permiten el agarre en la nieve dura. Muy pocos compradores considerarán el diseño de los cantos de un esquí antes de comprar un modelo, pero alguna información sobre este tema es siempre útil.

El ángulo del canto es el ángulo que forma la parte vertical del canto con la suela del esquí. Este ángulo varía entre 90° (ángulo recto) y 85°. Cuanto más pequeño es el ángulo, más "afilado" es el canto y, por lo tanto, más adherente. Por otro lado, el esquí será menos tolerante y los cantos más frágiles. Se desafilarán más fácilmente y, por lo tanto, requerirán más mantenimiento.

Los cantos de la mayoría de los esquís recreativos tienen un ángulo de 88° a 90°. Los esquís de competición o de rendimiento suelen tener ángulos más pequeños. Los esquís Freeride y All mountain tienen generalmente un ángulo recto de 90° o incluso 89° porque la necesidad de agarre es menos importante y el borde está sujeto a restricciones más importantes (piedras, etc.).

En los EE.UU., se calcula un "ángulo de canto lateral" que mide el ángulo del canto con la vertical (es el mismo).

El ángulo de base del canto es el ángulo, que varía de 0° a 2°, que se da al canto del lado de la nieve con respecto a la base de la suela. A 0° la cara del canto inferior está orientada como la suela (muy poco frecuente). Cuando este ángulo es superior a 0°, el esquí colocado plano en la suela, visto de frente, ve que los extremos exteriores de los cantos se elevan muy ligeramente.

El descenso de los cantos mejora la fijación en el canto y el comportamiento del esquí en pivotes, en conducciones deslizantes o en derrape. El esquí es menos adherente pero más suave y tolerante. Se utiliza especialmente en esquís para principiantes. Por lo general es de al menos 0,5°, incluso en los esquís de carreras.

 

La suela es esencial para el deslizamiento y por lo tanto para el comportamiento general del esquí. El material utilizado es el polietileno de alta densidad, apreciado por sus cualidades hidrófobas y su durabilidad.

La suela de un esquí está estructurada para facilitar la evacuación del agua y limitar la superficie en contacto con la nieve. Contiene una multitud de micro-ranuras ingeniosamente orientadas según el programa de esquí.

ELEGIR LA TALLA DE UN ESQUÍ

Ha elegido el mejor esquí para su nivel y práctica, de acuerdo a su presupuesto. Bien. Pero ahora se enfrenta a un dilema: ¿qué talla elegir?

La talla del esquí es un criterio fundamental. Unos pocos centímetros más o menos pueden marcar una diferencia significativa en el comportamiento.

Un esquí demasiado corto puede resultar en sobreviraje, falta de agarre y estabilidad incluso en nieve en polvo. Por otro lado, un esquí demasiado largo será menos manejable, más exigente técnicamente y físicamente.


No recomendamos utilizar la talla del esquiador para elegir la talla de un esquí, tal como se practica todavía hoy con demasiada frecuencia. Esto es ciertamente práctico (se comparan los centímetros), pero puede llevar a decisiones desastrosas.

Recuerde que el objetivo es deformar el esquí a las proporciones previstas por el fabricante al diseñar el esquí. Sin embargo, en la deformación mecánica del esquí intervienen multitud de factores, siendo sin duda el tamaño del esquiador el menos importante.

La talla de esquí ideal dependerá, por tanto, de varios criterios más o menos interdependientes, clasificados en tres categorías:

→ Factores de diseño

a. La categoría de esquís:

Existen estándares de tamaño para cada categoría, ya que esto influye en la calidad que se espera de la práctica de esquí (estabilidad en nieve en polvo, estabilidad, radio, etc.) para cada práctica.

A continuación se muestran las tallas aproximadas para un esquiador masculino de talla media:

  • Slalom: 165cm
  • Gigante: 180cm
  • All mountain: 180cm
  • Freeride: 180-185cm
  • Pista performance: 165-180cm
  • Pista de iniciación: 170cm
  • Travesía: 165-180cm

b. La talla prevista por el fabricante

Los fabricantes también definen una "talla de referencia" según el cuál se diseña el esquí. La "talla de referencia" (algunas marcas como Dynastar la comunican sistemáticamente) generalmente da una buena idea de la talla "estándar" correspondiente a un tamaño medio y un nivel técnico correspondiente al programa de esquí.

La talla de referencia del fabricante en el momento de la comunicación es un buen punto de partida. Utilice el estándar de la categoría si esta información no está disponible.

c. La rigidez del esquí

La longitud generalmente aumenta el impacto de la rigidez y por lo tanto la dificultad de deformar el esquí. En los esquís rígidos, puede ser aconsejable elegir una talla ligeramente más corta, y en los esquís flexibles un modelo más largo, especialmente cuando se duda entre dos tallas.

d. Presencia de un rocker delantero/trasero

La presencia de un rocker eleva la parte delantera (y posiblemente la trasera) del esquí y reduce la superficie de contacto del canto. En el caso de un rocker importante, puede ser aconsejable elegir un esquí un poco más grande, especialmente en esquís de freeride.

→ Factores de diseño

e. El peso y la talla del esquiador

Todos los esquís están diseñados para ser deformados. El peso del esquiador es, por lo tanto, un criterio fundamental (¡mucho más importante que su talla)! Los esquiadores pesados elegirán un esquí más grande, los esquiadores más ligeros un modelo más corto.

f. El dinamismo del esquiador

El dinamismo del esquiador y las diferentes aceleraciones verticales (soporte/aligeramiento) y horizontales (fuerza centrífuga) actúan como multiplicadores del factor de peso y aumentan la deformación del esquí. Cuanto más dinámico sea el esquiador, más ventajoso será elegir un esquí largo.

→ La práctica del esquiador

g. El nivel técnico

Un esquiador no técnico buscará un esquí un poco más corto que le facilite girar, entrar en las curvas, conducir con poco apoyo o incluso derrapar. Un esquiador experimentado preferirá un esquí más largo y más estable a alta velocidad, lo que le permitirá tomar ángulos más grandes.

h. Preferencias del esquiador

Los esquiadores a los que les gusta la velocidad y los grandes giros, la nieve en polvo, elegirán un esquí un poco más largo. Aquellos a los que les gustan los baches, las rachas y los giros cortos, optarán por un esquí más corto.